,

Un siglo de monstruos imposibles: recordando al gran Ray Harryhausen

“Furia de titanes” y “Jasón y los Argonautas” son sólo dos de los asombrosos clásicos de este artista estadounidense que empezó a crear escenas fantásticas cuando aún no se soñaba con la invención de los efectos digitales. Trabajando casi sin ayuda, con técnicas muy artesanales, pavimentó el camino para gente como Steven Spielberg, George Lucas, Tim Burton y James Cameron.    

Por: Rodrigo Castillo Richards

Lunes, 29 de junio de 2020

 

DINOSAURIOS SUELTOS Y ESQUELETOS REANIMADOS

Medio siglo antes de la invención de los efectos especiales hechos por computador, parecía improbable que un filme pudiera mostrar imágenes convincentes de un dinosaurio que se come a un policía de carne y hueso. Más dudoso aún era que una cinta pudiera incluir un ejército de esqueletos reanimados que combate contra un héroe interpretado por un actor real. El estadounidense Ray Harryhausen, sin embargo, logró eso y mucho más.

Adorado y reverenciado por cineastas como Steven Spielberg, George Lucas, Peter Jackson, Tim Burton, Guillermo del Toro, James Cameron y Robert Rodríguez, el especialista –quien falleció en mayo de 2013, a los 92 años–  utilizó técnicas más bien artesanales para plasmar imágenes fantásticas que eran, básicamente, impensables fuera del campo de los dibujos animados.

Hoy, 29 de junio de 2020, se conmemora el nacimiento, hace exactamente cien años, de este artista (mezcla de escultor, fotógrafo y narrador) que transformó el imaginario fílmico del siglo veinte. Eso significa que los verdaderos amantes del género fantástico dedicarán esta jornada a revisitar y volver a disfrutar producciones como “Jasón y los Argonautas” (1963), “Furia de titanes” (1981), “La bestia de tiempos remotos” (1953), “Hace un millón de años” (1966) y “El valle de Gwangi” (1969).

 

 

LOS DISCÍPULOS CHILENOS

“Ray Harryhausen es definitivamente uno de mis ídolos y una super inspiración”, confiesa el artista chileno Cristóbal León, coautor, junto a su colega Joaquín Cociña, del premiado y mundialmente aclamado largometraje “La casa lobo”, producción estrenada en 2018 y realizada íntegramente con la técnica del stop motion.

“En este momento estamos escribiendo nuestro segundo largometraje junto a Joaquín y nuestra mayor inspiración estética son las películas de Harryhausen. En este nuevo trabajo combinaremos actores con criaturas animadas en stop-motion, de la misma manera en que lo hacía él. Estamos pensando en ‘Jasón y los Argonautas’, ‘El séptimo viaje de Sinbad’ y ‘Furia de Titanes’. De esta última tengo grabadas las imágenes de la lechuza mecánica y de Medusa convirtiendo en piedra a los compañeros de Perseo. Me parece un universo maravilloso”, explica León.

 

Joaquín Cociña, la otra mitad de este dúo creativo de nivel internacional, se suma a la conversación para declarar: “Ray Harryhausen es un maestro que me formó sin que yo supiera su nombre ni que él era la persona que unía tantas películas que me fascinaron desde niño. Todos los monstruos que habitaban sus películas los vi en algún momento.

 

“Los esqueletos naciendo del suelo, en ‘Jasón y los Argonautas’, son uno de los recuerdos más fascinantes que tengo de pequeño”, continúa el chileno. “El proyecto en que estamos trabajando ahora con Cristóbal y con Alejandra Moffat pretende ser una película de acción-aventuras que supuestamente habría sido hecha en Chile en el año 1946. Queremos reimaginar los efectos especiales, reinventarlos, imaginando que somos una suerte de Harryhausen”, adelanta.

 

Otro chileno que se ha dedicado a la animación cuadro a cuadro, el cineasta y académico Álvaro Torres, comenta que el autor estadounidense es un referente ineludible para todos los que cultivan esa técnica. “La obra de Harryhausen es como un antecedente directo de ‘Toy Story’, porque nos mostró que los juguetes que todos teníamos, ya fueran dinosaurios o esqueletos, podían cobrar vida y ser parte de una narrativa complicada mientras, al mismo tiempo, se combinaban con metraje de actores reales”, reflexiona.

 

 

 

UN TRABAJO MANUAL

 

Es probable, en todo caso, que en la actualidad existan adultos jóvenes que nunca han oído hablar de Ray Harryhausen. Ya en 1993, con el estreno de “Jurassic Park”, la representación cinematográfica de criaturas imposibles dio un salto cuántico hacia el terreno informático e hiperrealista, y allí se ha quedado desde entonces. Con ello se dejó en el pasado al noble artesano que, en la soledad de su taller, esculpía y daba movimiento a criaturas fabulosas moldeadas en arcilla.

Si ahora la ilusión podía lograrse a través de un software, sin abandonar la oficina y sin ensuciarse las manos, ¿quién iba a querer pasar días y días trabajando con una marioneta articulada que tenía que ser dispuesta manualmente y luego fotografiada, una y otra vez, yendo continuamente de la cámara hasta el set en miniatura, sólo para obtener unos pocos segundos de acción captada en el negativo?

El mismo Steven Spielberg, sin embargo, ha dicho que, de no ser por las invenciones artesanales de Harryhausen, su propio filme “Jurassic Park” nunca habría llegado a la gran pantalla. Similares opiniones han manifestado George Lucas, en relación con su saga “Star Wars”, y Peter Jackson, hablando de los orígenes de su versión cinematográfica de “El señor de los anillos”.

El gran especialista en magia fotografiable se despidió de la industria en 1981, con la exitosa “Furia de titanes”. En 1992 obtuvo un premio Óscar a la trayectoria. En 1998, cuando los espectadores de todo el planeta ya se habían acostumbrado a las ilusiones digitales presentadas por “Jurassic Park”, Harryhausen confesó a “The New York Times” que, en su opinión, tal vez no era recomendable alcanzar tales niveles de realismo en el género fantástico. “La animación stop-motion, para mí, otorga el valor añadido de un mundo que parece soñado”, sentenció en esa ocasión.

 

HOMENAJE EN CASA

Diversas actividades se han organizado para conmemorar el centenario de Ray Harryhausen. Por ahora, debido a la pandemia, no será posible inaugurar la muestra que se iba a presentar en la Scottish National Gallery of Modern Art, pero otra posibilidad de celebración, más inmediata y cómoda, es el panorama ideado  por la Fundación que lleva el nombre del artista (The Ray & Diana Harryhausen Foundation): se trata de ver “Jasón y los Argonautas”, en el formato que uno desee, a partir de las 19:30 horas de hoy lunes (hora del Reino Unido; en Chile sería a las 14:30), y acceder al material extra que la institución estará difundiendo a través de sus redes sociales.

Comenta con Facebook

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solitarios fantasmas de carne: la experiencia de lo humano

El regreso póstumo de George A. Romero, padre de los muertos vivientes